Categoría: Tias y sobrinas



Las duchas más relajantes las tengo con mi tía

tias y sobrinas follando

Por circunstancias de la vida, mi tía y yo nos llevamos pocos años de diferencia… siempre nos hemos llevado tan bien, que a parte de salir juntas de compras y con amigas, también quedamos para ducharnos juntas… Está claro, que nuestro objetivo no es la ducha en si, sino lo mucho que disfrutamos teniendo sexo muy pasional lésbico bajo el agua de la ducha.

Mi tía y yo solo nos vemos para tener sexo juntas

tias y sobrinas follando

- Tanto mi tía como yo, nos consideramos bisexuales, pero claro, nadie en la familia lo sabe. Cada semana, cuando su marido sale con los amigos y mi novio se va al fútbol con los suyos, me acerco a casa de mi tía a disfrutar juntas del sexo lésbico más intenso.

El masaje a mi tía acabó en sexo lésbico

tias y sobrinas follando

- Mi tía llegó a casa con un fuerte dolor de espalda, así que me ofrecí a darle un buen masaje… se subió a mi habitación, se puso cómoda sobre la cama y comencé a masajearla con mucho cuidado. El caso, es que tanto ella como yo nos fuimos poniendo cada vez más cachonda, que sin esperarlo para nada, acabamos las dos disfrutando del mejor polvo de mi vida. Viva el sexo lésbico!.

Intensa follada lésbica con la golfa de mi tía

tias y sobrinas follando

- Fue ya hace algunos años en los que sin saber como ni porqué, mi tía y yo acabamos teniendo sexo lésbico… desde entonces, y sin que nadie lo sepa, solemos quedar varias veces a la semana simplemente para follar. Mi tía es una mujer madura que valora mucho el sexo, y yo soy jovencita pero siempre con ganas de “fiesta”, por lo que para mi es un auténtico placer los intensos polvazos que tengo con mi tía.

Juegos sexuales con mi espectacular tía lesbiana

tías y sobrinas follando

- Mi tía es una mujer espectacular que se cuida mucho y parece hasta más joven que yo, ella se dedica a tratamientos de belleza individuales y una vez a la semana voy a su casa para que me trate a mi… Gracias a ella, estoy en mi mejor momento de mi vida físicamente y también sexualmente, y es que desde que tuvimos un “jugueteo” sexual, estoy como loca por repetir, fue un momento único en mi vida y no descarto incluso hacerme lesbiana definitivamente.

Mi tía siempre me ayuda con mis problemas personales

tias y sobrinas follando

- Seguramente, mi tía sea la mujer más comprensiva que conozco, siempre está dispuesta a echarme una mano cuando lo necesito, por eso, cuando tengo cualquier problema personal voy a su casa para pedirle consejo y que me ayude a solucionarlo… Aunque en mi última visita, parece que la ayuda fue más personal que nunca, ya que después de una larga charla, acabamos teniendo sexo lésbico… supongo que ha sido culpa de un calentón repentino, pero si de algo estoy muy segura, es de que no me arrepiento para nada de lo que hice.

Mi tía y yo nos divertimos jugando con un dildo

tías y sobrinas follando

- Me considero bisexual, a pesar de que sólo tengo veinte años me gusta tanto la carne como el pescado por lo que me lo paso igual de bien follando con mi novio que con mi propia tía madura. Y es que mi tía es una mujer de cincuenta años que no desaprovecha ninguna oportunidad en la vida para tener sexo, y la verdad, es que juntas nos lo pasamos en grande jugando con un gran consolador.

Mi primera relación lésbica ha sido con mi tía

tías y sobrinas follando

- Mi tía sabía que no me gustaban los hombres, siempre estaba rodeada de amigas y nunca había tenido una relación seria con un chico, así que una tarde me invitó a su casa para tomar “café”, pero la verdad es que yo sabía lo que quería. En mi familia corrió el rumor de que mi tía era bisexual y lo pude comprobar esa tarde, cuando después de tomar café acabamos disfrutando de una magnífica follada lésbica con dildos de todo tipo. Fue una experiencia única que sin duda me ha servido para confirmar que soy lesbiana.

Pagina 1 de 212