Categoría: Tias y sobrinas



Follada lésbica con mi tía en su cocina

tias y sobrinas follando

– Desde que hace unos años tuve mi primera relación lésbica con mi tía, creo que me hice lesbiana desde ese día, y como hasta el día de hoy no he encontrado novia, solvento mis necesidades sexuales teniendo intensas folladas con ella en su cocina, donde nos comemos el coño mutuamente y tenemos intensos orgasmos.

Mi tía me pilló masturbándome con un consolador

tias y sobrinas follando

– Tengo un enorme consolador con el que todas las tardes me divierto masturbándome con él… pero hace unos días mi tía llegó a casa antes de tiempo y me pilló cuando más cachonda estaba. Por suerte no se enfadó conmigo, todo lo contrario, acabamos las dos juntas masturbándonos al mismo tiempo con el mismo dildo.

Mi tía es una experta comiendo coños

tias y sobrinas follando

– Tengo novio desde hace varios años, pero aún así me considero una chica bisexual… Por suerte, en la familia tengo una tía lesbiana con la que me llevo muy bien… tan bien, que cada semana voy a su casa a tener sexo lésbico con ella. Nos comemos el coño mutuamente y disfrutamos juntas masturbándonos con varios consoladores.

Convierto a mi sobrina en una mujer

tias y sobrinas follando

– Para tener veinte años, mi sobrina se sigue comportando de manera muy infantil, así que como su madre no actuaba, me tuve que poner yo manos a la obra… La invite a comer a casa, y poco a poco la convertí en una mujer hecha y derecha, teniendo su primer orgasmo lésbico.

Gracias a mi tía salí del armario

tias y sobrinas follando

– Le debo mucho a mi tía, gracias a ella pude salir del armario y reconocer delante de todos que soy lesbiana. Ella me lo notó desde que empecé a ser sexualmente activa, y hasta que encuentre pareja, la tengo a ella para disfrutar y aprender lo mejor del sexo lésbico.

Las duchas más relajantes las tengo con mi tía

tias y sobrinas follando

Por circunstancias de la vida, mi tía y yo nos llevamos pocos años de diferencia… siempre nos hemos llevado tan bien, que a parte de salir juntas de compras y con amigas, también quedamos para ducharnos juntas… Está claro, que nuestro objetivo no es la ducha en si, sino lo mucho que disfrutamos teniendo sexo muy pasional lésbico bajo el agua de la ducha.

Mi tía y yo solo nos vemos para tener sexo juntas

tias y sobrinas follando

– Tanto mi tía como yo, nos consideramos bisexuales, pero claro, nadie en la familia lo sabe. Cada semana, cuando su marido sale con los amigos y mi novio se va al fútbol con los suyos, me acerco a casa de mi tía a disfrutar juntas del sexo lésbico más intenso.

El masaje a mi tía acabó en sexo lésbico

tias y sobrinas follando

– Mi tía llegó a casa con un fuerte dolor de espalda, así que me ofrecí a darle un buen masaje… se subió a mi habitación, se puso cómoda sobre la cama y comencé a masajearla con mucho cuidado. El caso, es que tanto ella como yo nos fuimos poniendo cada vez más cachonda, que sin esperarlo para nada, acabamos las dos disfrutando del mejor polvo de mi vida. Viva el sexo lésbico!.

Pagina 1 de 212